Google+ Followers

jueves, 11 de agosto de 2011

OJOS BELLOS

         OJOS BELLOS
Ojos que en verdad me inspiran
para comerlos a besos
Ojos grandes, ojos negros,
como los tiene la Luna
que ya se refleja en ellos.
 
Ojos que me miran tiernos,
y que en mi alma sonrien,
ojos que estàn muy alegres,
ojos que a veces se rien,
ojos llenos de ese encanto
que al mirarlos se adoran,
ojos que son como un canto,
son bellos.., cuando lloran.
 
Y mas bellos si suspiran
por un amor tan lejano,
ojos negros que me miran
muriendo desesperado,
por tenerlos junto a mi alma
para seguirlos besando.
 
JESUS ALBO
 

¿DONDE..?

      ¿DONDE...?
¿Donde guardas el secreto de lo nuestro..?
¿Dònde escondes la llave del amor..?
¿Porque me tienes atorado en el silencio
si sabes que yo espero hasta que pase
la hora triste donde viaja la ilusiòn ..
¿Dònde tienes el amor que haz prometido..?
¿Porquè ocultas que me amas, sin razòm..?
Es acaso el querer algo prohibido
cuando està confundido el corazòn..
 
¿Dònde quieres que ponga mis besos
si tus labios los niegas a placer..?
Solo espero en noches cuando sueñes,
que desees como yo tenerte cerca,
sintiendo que eres mia, mi mujer.
 
JESUS ALBO

VIENTO

           VIENTO
 
En mil colores aparece la mañana,
las tinieblas se han ido en desafio,
el agua ya murmura en su cause
del amor que olvidado se fuè al rio.
 
No pude comprender porque el silencio
de tu voz, oculta el sentimiento..,
ni siquiera la luz de una palabra
que quisiera en suspiro ir al viento.
 
Quisiera entregarte en un instante,
aquello que se entrega sin medida,
las primicias del cielo destellante,
las auroras que iluminan la vida,
y si algo aùn queda para amarte,
hacerte mi sol, mi luz, mi consentida.
 
Pero soy viento fugàz, el que se escapa
a dimensiòn sublime del ensueño,
el que lleva mil recuerdos de la tarde,
en que jurè tomarlo de medida
entregando el  fuego en que me quemo,
y con beso de amor, darte la vida..
JESUS ALBO

EL CAMINO

     EL CAMINO
Cuan largo ese camino que no conduce a nada,
cuan triste es el silencio que su dolor no acaba,
alumbra poco la noche y luciernaga seduce,
con su encanto tenue la musica del alma.
 
Sentir que pasa el tiempo muy cansado y marchito,
mientras ruidos de grillos gritan insolente,
mirar a las estrellas con un gozo infinito
y sentir hondo vacio en el cuerpo y la mente.
 
Màs sigo ese camino abriendo nueva brecha,
mientras los años juegan con mi cuerpo cansado,
la cosecha se pierde, la lluvia no ha llegado,
y la sombra que me siguè camina a mi lado.
 
La ruta es muy cansada, mas yo sigo adelante,
quizàs en la distancia  la lumbre de una hoguera,
me indique que he llegado cansado del camino,
y en esas soledades un alma que me espera.
 
JESUS ALBO